Después de cada momento feliz, siempre me acuerdo de cosas horribles o me imagino que se muere alguien muy importante en mi vida. También me suelo imaginar escenas en las que sufriría mucho, o en las que me siento muy sola. Pero siempre se me vienen a la mente cosas que me lo hacen pasar realmente mal. ¿Por qué? Lo peor es que ocurre con frecuencia. Siempre son situaciones en las que he sufrido mucho o en las que sufriría. ¿Quién en su sano juicio después de pasarlo muy bien con sus amigos y reirse mucho, al llegar a casa piensa en que se muere alguna de las personas que más le importan? ¿Quién después de pasar una noche muy agradable piensa en el daño que podrían hacerle en otra situación paralela? Es como una especie de "¿qué harías o qué pasaría en el caso de que sucediera X cosa?" La "gracia" es que siempre acabo llorando por cosas que no han pasado pero que me torturan. A la hora de ser creativa no se me viene ninguna idea a la cabeza, y cuando tengo que exigirme un mínimo de imaginación no lo consigo, pero en cuanto me pasa algo más bueno de lo normal mi mente empieza a dar de si al cabo de un rato, como si tuviera que compensar con algo malo cada cosa buena que me pasa; y compensar tampoco es la palabra, porque por lo general por cada cosa buena que me pasa, pienso en tres malas, por eso digo que es una tortura, es como si no pudiera pasarme nada bueno porque se me viene abajo. En cambio, cuando me pasa algo bueno no pasa el efecto contrario, sino que no paro de darle vueltas a lo que sea que me pase, pero no pienso en que me pase nada bueno, ni llego a imaginarlo. Es como si tuviera que vivir siempre mortificada. Y cuando intento no pensar en ello me repito "piensa en otra cosa", y si, pienso en otra cosa, pero en otra cosa que al cabo de 5 minutos me lleva a otro pensamiento malo del mismo estilo, y así uno tras otro hasta que, por lo general, me quedo dormida o me suena el móvil. Es raro. Supongo que es normal que pase alguna vez que otra, supongo; pero todo el tiempo. Así es imposible estar contenta o vivir el día a día disfrutando de las cosas buenas que pasan. Como si tuviera que obligarme o hacerme a la idea de estar sola, que encima es uno de mis mayores miedos. En fin... Serán paranoias supongo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario