A veces creo que si leyéramos en un libro la historia de nuestra vida o la viéramos en una película tal cual la hemos vivido, nos daríamos cuenta de muchas cosas que hemos pasado por alto, de otras muchas que nos habrían sido realmente útiles tanto para las relaciones con los demás como para mejorar nosotros mismos, e incluso adivinaríamos lo que va a pasar como quien adivina lo que va a ocurrir a lo largo de toda una película de terror hoy en día. No tendríamos que acudir a nadie para saber por qué nos sentimos como nos sentimos, o para saber qué hemos hecho mal, o por qué nos pasan muchas cosas que no sabemos por qué nos pasan. Y aúnque fuera narrada desde nuestra percepción seríamos incapaces de creer muchas de las cosas que hemos vivido ni por qué hemos aguantado unas situaciones u otras... Y cosas por el estilo.

Sería un curioso experimento plasmar en palabras o grabar en video toda nuestra vida desde que nacemos, o desde que empezamos a ser conscientes de que tenemos emociones, pensamientos, sentimientos, etc. Las primeras impresiones, miedos, deseos, proyectos, sueños... Como van cambiando según lo hacemos nosotros y como terminan... Tener la posibilidad de recordar el pasado a la perfección para evolucionar de una forma positiva. Nos pasamos la vida tropezando y levantándonos, pero podemos tropezar con la misma piedra una y otra vez si no nos acordamos de cual fue la piedra que nos hizo caer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario